Francisco Blanco, el hombre más longevo nacido en Villanueva del Duque, cumplirá el próximo mes de abril 103 años

By 20 enero, 2016General
Francisco Blanco

Francisco Blanco a sus 100 años

Un 26 de abril de 1913 nacía en nuestra localidad Francisco Blanco Salado; el hombre con más edad nacido en Villanueva del Duque que el próximo mes de abril cumplirá 103 primaveras. Su madre tuvo once hijos, de los cuales sólo sobrevivieron tres, siendo él, el segundo de todos ellos. Apenas pudo ir a la escuela. Lo suficiente para aprender a leer y a escribir. Desde bien pequeño cuidaba de los cerdos y ayudaba a su padre en los avatares del campo.

Al estallar la Guerra Civil, cuando las tropas republicanas entraron en Villanueva del Duque, huyó con su familia a Peñarroya. Francisco Blanco Salado se libró de ir al frente al entrar a trabajar en las minas. Finalizada la guerra vuelve a Villanueva de Duque y el 19 de abril de 1941 contrae matrimonio con Cándida, su novia de toda la vida. Tienen seis hijos, tres varones y tres hembras.

Su ocupación principal durante aquellos años fue la agricultura, ayudado por su esposa y sus hijos. Fueron tiempos muy difíciles para criar a seis retoños. Debido a la diferencia de edad de éstos, el matrimonio pasaba largas temporadas separado; Francisco Blanco Salado solía estar en el campo con los primogénitos mayores y la mujer, por el contrario, en el pueblo con los más pequeños para que pudieran ir a la escuela.

En 1968, con 55 años, convencido por sus hijos mayores se trasladan a Barcelona con toda la familia. Allí cambió de profesión, se dedicó a la construcción, primero como peón y más tarde como guarda de obra. También trabajó en una empresa textil como guarda nocturno y, por último, ya jubilado, en un quiosco de prensa.

Ha tenido ocho nietos y cinco biznietos. Según cuenta su hija, Ana Blanco, como muchos abuelos acompañaba a los nietos al colegio. También ayudaba en las labores de la casa, “sobre todo en hacer la compra y en la cocina”. Al quedar viudo, a los 79 años, se fue a vivir con sus hijos y a los 95 años se trasladó a la residencia de El Vendrell.

En 2013, al cumplir los 100 años, le fue concedida la Medalla Centenaria de Bienestar Social y Familiar, una medalla de plata grabada con el nombre y el año de nacimiento que, iniciativa del departamento de Bienestar Social y Familiar, conmemora el cumplimiento de los cien años de edad. La directora de los Servicios Territoriales del Departamento de las Tierras del Ebro, Manolita Cid, fue la encargada de entregar la Medalla Centenaria del Departamento a Francisco Blanco Salado.

CIMG2862

Aquí os dejamos la traducción de la carta que la Generalitat de Cataluña le hizo llegar a Francisco Blanco Salado:

La medalla centenaria que os entrega la Generalitat de Cataluña en este acto, quiere ser un reconocimiento de los valores, la experiencia, los aprendizajes y los conocimientos que ha acumulado y transmitido durante su vida a lo largo de cien años, y de las aportaciones que ha hecho a la historia que escribimos las personas en nuestra existencia y lucha cotidiana.

Las personas mayores sois las depositarias de un importante bagaje que tener en cuenta para encarar el futuro con optimismo y responsabilidad.

Es por esto que, en nombre del Gobierno de Cataluña, tengo el placer de dirigirle estas líneas para felicitarle en una fecha tan señalada y sumarme así a la celebración que, con seguridad, compartirá con su familia y amistades.

Muy cordialmente,

Neus Munté

Barcelona, abril de 2013”

Cumpleaños Abuelo-001_26Según Ana Blanco, en 1933, con 20 años de edad, tras ser operado de apendicitis, tuvo una infección bastante grande que pudo haberle costado la vida. En este sentido, asegura que, aunque su padre es “un poco hipocondríaco”, con la edad que tiene “no toma ningún tipo de medicación”. Durante un tiempo, siguió una dieta vegetariana y, para Francisco Blanco, “ha sido ésta la que le ha permitido vivir tantos años”. Siempre fue muy aficionado a los deportes, sobre todo al fútbol. Es hincha del Real Madrid, aunque tuvo que dejar de ver los partidos porque, según su hija, “se ponía al borde del infarto”.

Aunque en la actualidad ya no ve la tele, por problemas de oído, su hija asegura que conserva todas sus capacidades mentales. Su mente privilegiada le lleva a contar muchas anécdotas sobre su vida que, según Ana, ni ella misma “puede recodar, a pesar de que se las ha contado más de una vez”. Desde aquí deseamos de todo corazón que se sigan sumando anécdotas a su longeva vida y que el próximo 26 de abril podamos celebrar su 103 cumpleaños.

(Fotografías: Ana Blanco)

De Lucía Suárez para villanuevadelduque.com

Leave a Reply