La fábrica de harinas de la Calle Máquina

By 31 julio, 2010Curiosidades, Historia

No es desconocido, para la mayor parte de los vecinos de Villanueva del Duque, que la actual sede de la central eléctrica de la localidad, situada en la calle Mártires, fue también en tiempos una fábrica de harinas.

Curiosamente, gracias a diferentes recortes de prensa histórica, hoy sabemos que esa fábrica la impulsó el Sacerdote D. Juan Benítez Conde, ilustre hijo predilecto de Villanueva del Duque, que fue además capitán castrense, notario eclesiástico de la Diócesis de Madrid, capellán de honor de Alfonso XII, caballero cubierto ante el Rey, confesor de la reina María Cristina de Habsburgo y defensor de los intereses territoriales de Villanueva del Duque, cuando Hinojosa intentó apropiarse de una importante parte de su término.

Después de ocupar estos múltiples y sin duda relevantes puestos, D. Juan volvió a Villanueva del Duque, donde siguió ejerciendo como notario eclesiástico y sacerdote particular. Su carácter emprendedor le hizo intervenir en el desarrollo y modernización de una fábrica de harinas que poseía en la localidad, a la que fue dotando de la más moderna maquinaria, llegando a concitar la atención de la provincia y por supuesto de nuestra localidad, que llegó a bautizar la calle donde se localizaba la fábrica con el nombre de “Máquina”, como aparece en los planos del callejero de 1887.

La prensa se hizo eco en 1889 de una de las “máquinas” de Benítez Conde. Así podemos leer como el 2 de mayo de ese año la Fundición San Rafael de Córdoba invitó a los periodistas a sus instalaciones “donde tuvimos el gusto de asistir a las pruebas oficiales de un motor que con fuerza de ocho caballos nominales de a 200 kilográmetros y condensador de doble efecto, construido en los referidos talleres por encargo del presbítero don Juan Benítez Conde, vecino de Villanueva del Duque, con destino a la fabricación de harinas. Este primer motor se construye en Córdoba, bajo la dirección del mecánico don Pedro Font gerente de la fundición”.

Años después la calle pasó a ser conocida como “Fábrica”, lo que demuestra la importancia que los villaduqueños dieron a la industria de harinas de D. Juan Benítez Conde que, a pesar de su fallecimiento el 6 de febrero de 1896, permaneció en marcha hasta bien entrado el siglo XX.

Julio López para villanuevadelduque.com

Join the discussion 2 Comments

  • Bernardino López dice:

    La placa que da nombre a la calle de D. Juan Benitez es muy pequeña. Se podría poner una más grande con los datos de su biofrafía y el mérito por el que se le nombró hijo predilecto de Villanueva del Duque. Esta información es patrimonio del Pueblo.

  • Alejandro López Andrada dice:

    Es un honor para el pueblo de Villanueva del Duque haber tenido en su historia una persona tan relevante e importante como el sacerdote D. Juan Benítez Conde, al que tanto debe nuestro pueblo. Estoy de acuerdo con mi primo Bernardino: pienso que el Ayuntamiento debería dar a conocer, a cualquier nivel, la biografía, al menos la más esencial, de este insigne e ilustre villaduqueño que tanto defendió, en todos los foros, a su tierra natal. Debemos sentirnos todos los villaduqueños felices de haber tenido a un paisano así.

Leave a Reply to Alejandro López Andrada Cancel Reply