cabecera_personajes_ilustres


Ficha Técnica:

Las historias de los personajes ilustres de Villanueva del Duque apenas son conocidas por el público y se hace necesaria su difusión.

Villanueva del Duque es conocida fundamentalmente por su extenso patrimonio natural y paisajístico, su patrimonio industrial como las minas del soldado, o su patrimonio arquitectónico, monumental, escultórico y artístico. Es lo que hacen de ella uno de los lugares más emblemáticos del Valle de Los Pedroches. Pero, además, nuestro municipio atesora un patrimonio etnológico desconocido, el cual podrás conocer a través de esta ruta.

Siguiendo un itinerario guiado, descubriremos aquellos lugares de la localidad que están vinculados a la memoria de personajes ilustres de nuestra localidad. Dentro de estos personajes encontramos a D. Alejandro López Andrada, Doña María Josefa Fernández, Don Rogelio Fernández, D. Luis y D. José Carvajal Arrieta (Generales Carvajal), Francisco López de Zúñiga y Mendoza (Duque de Béjar), Don Juan Benítez Conde, Don Antonio Rodríguez de León, Don Juan del Viso Morillo y Don Aurelio Teno. En esta ruta, realizaremos un recorrido por los rincones de nuestra localidad que llevan su nombre y su historia.


LOCALIZACIÓN

Casco Urbano de Villanueva del Duque. Córdoba.

Longitud: 1,02 Metros

Perfil de usuarios:

Perfil_usuarioNivel de dificultad:  Bueno

Tipo de firme: Adoquinado

Medio en el que se enclava: Casco Urbano

Patrimonio cultural: Museo al Aire Libre, Fuentes, Pozos y Norias, así como diversos elementos arquitectónicos acuíferos.

Infraestructura: Al discurrir por el casco urbano, esta ruta cuenta con todas las infraestructuras

disponibles para el correcto desarrollo de la ruta, además se está desarrollando a cabo la puesta

en marcha de accesibilidad para todos.

Montaje_servicios


Cómo llegar:

Autobús

Auto Transportes López. Línea Córdoba-Villanueva del Duque-Hinojosa del Duque.

 www.autotransporteslopez.com;

telf. 957 119 699/957 767 077.

 Conexiones:

Córdoba: 76 km hasta Villanueva del Duque.


MAPAS GEOREFERENCIADOS

Mapa Ruta Personajes Ilustres


Itinerario:


Nuestro punto de salida será la plaza de Don Alejandro López Andrada
, poeta e Hijo Predilecto de Villanueva del Duque. Un maestro de la rima y la palabra escrita en muchos de sus géneros. Alejandro, vecino de Villanueva del Duque desde que naciera en el año cincuenta y siete, no ha dejado de dibujar versos con olor a paisaje. Ha sido y es un escritor comprometido con su tierra. Él ha desempeñado una gran labor en el rescate de la memoria de nuestro municipio, impidiendo que ésta se pierda en el olvido. López Andrada estudió Ciencias de la Educación. Comenzó a escribir desde muy joven y, hasta el momento3, ha creado poemarios como: “El Valle de los Tristes” (1985), “Códice de la melancolía” (1989), “La tumba del arco iris” (1994), “El rumor de los chopos” (1996), “Los pájaros del frío” (2000), o “El vuelo de la bruma” (2005); habiendo recibido premios como Nacional San Juan de la Cruz, Rafael Alberti, José Hierro, Ciudad de Badajoz, el Andalucía de la Crítica, o el Ciudad de Salamanca. “La tierra en sombra” (2007) obtuvo el V Premio Fray Luis de León, publicado en Visor; en 2011 aparecerá “Las voces derrotadas” (Hiperión), obra ganadora del Ricardo Molina.

En narrativa ha publicado siete novelas: “La dehesa iluminada” (1990), “La mirada sepia” (1994), “La bóveda de cuarzo” (1996), “Bruma” (1998), “El césped de la luna” (2001), “Los hijos de la mina” (2003), “El libro de las aguas” (Algaida. 2007), que ha sido adaptada al cine por el director Antonio Giménez-Rico, y “Un dibujo en el viento” (El Páramo, 2010); una recopilación de estampas literarias, “La Luz del Verdinal” (El Páramo, 2008); también, tres ensayos narrativos: “El viento derruido” (Oberon, 2004), “Los años de la niebla” (Oberon, 2005) y “El óxido del cielo” (El Páramo, 2009).

Seguiremos nuestros pasos hacia la plaza de Dña. Josefa Fernández Benítez, nacía en Villanueva del Duque un 15 de septiembre de 1887, una niña de fuerte vocación religiosa, muy apegada a sus progenitores y a la cual, sin duda alguna, debemos la construcción de un edificio que forma parte de la historia de nuestro hermoso municipio.4

Sus padres, Francisco Fernández y Francisca Benítez, no quisieron separarse de la que fue su única hija así que, dándole riendas sueltas al sentimiento religioso de su pequeña, decidieron construir un convento en Villanueva del Duque. Para poder hacer realidad ese sueño, tuvieron que vender parte del patrimonio que por entonces tenían e ir comprando alguno de los solares que colindaban con su casa. De esta manera, en 1918 se inauguraba un Colegio de Enseñanza que, desde el principio, estuvo regentado por las Hermanas Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús. Todos lo trámites que tuvieron que realizarse, los efectuó el párroco que, por aquél entonces, tenía nuestro pueblo: Don Guillermo Moreno Romero. Nuestra actual residencia de ancianos –fieles precursores de la sabiduría de la vida— fue, por aquellos años, un recinto repleto de pequeños pupilos con sed de aprender.

La casa de María Josefa Fernández Benítez estuvo siempre comunicada con el colegio a través de los corrales. Nuestro personaje ilustre de este sábado solía ir tres veces al día a la capilla de la escuela para rezar y, entre oraciones, se relacionaba con los pequeños, los cuales no dudaban en llamarla cariñosamente “señorita”. La generosidad de esta familia fue equiparable a cualquier visión mágica desde lo más alto de nuestra sierra. Fueron gigantes los esfuerzos que hicieron para habilitar el colegio sin que faltase detalle alguno. Desde las salas de los colegiales, hasta las dependencias de la Comunidad, y la ornamentación de la nueva capilla, cuyo capellán fue Don José Elías, muy querido por todo el pueblo, y quien vivió en la misma casa de María Josefa, ejerciendo con ella labores de padre y consejero espiritual. Estuvieron siempre al frente de su mantenimiento para que las Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús se dedicaran en cuerpo y alma tan sólo a la enseñanza y al bienestar de sus alumnos.5

María Josefa fue una mujer de aspecto señorial y callado que siempre medía sus palabras. En sus oraciones repetía al levantarse: “Señor, que no diga lo que no deba decir, pero que no calle lo que tenga que decir”. Era seria, respetuosa, muy perfeccionista, metódica y ordenada. Le gustaba la música y cantaba muy bien. Le gustaba escribir. A pesar de su posición económica y social, María Josefa vivió una vida austera. Ella misma se cosía sus propios vestidos.

Tras su muerte en 1964, María Josefa Fernández Benítez nombró herederas de todos sus bienes a la Congregación y, desde entonces, el Colegio de Enseñanza pasó a ser una residencia de ancianos, que hoy sigue siendo regentada por las Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús. Actualmente, éstas religiosas han convertido la “Residencia de Ancianos Sagrada Familia” en un modernísimo edificio en el que residen más de sesenta personas mayores.

Continuaremos nuestra Ruta hasta la calle de Don Rogelio Fernández, donde nos encontraremos una placa reseñando su vida, y que reconoce y valora el quehacer educativo y social de Don Rogelio Fernández Gómez vecino de Villanueva del Duque e Hijo Predilecto de la localidad desde 1926.ROGELIO

Hijo de Gregorio Fernández y María Gómez, nació en Villanueva del Duque un 20 de septiembre de 1857. Hombre de vasta cultura, fue maestro en nuestro municipio durante 43 años. Al mismo tiempo, es destacable la labor social que ejerció con aquellos alumnos más pobres.

En 1918 fue cofundador, junto a su sobrina Mª Josefa Fernández Benítez del colegio de enseñanza “Sagrada familia”, institución que durante más de sesenta años desarrolló una labor educativa y social siempre recordada por su pueblo. Para Don Rogelio las labores educativas y sociales siempre estuvieron estrechamente vinculadas. Los vecinos más mayores de Villanueva cuentan que este villaduqueño solía simular un castigo de los alumnos más pobres a última hora, poco antes del almuerzo, para que su asistenta pudiera llevarles comida caliente, ropa de abrigo y el calzado más necesario.

El 5 de noviembre de 1926 el pleno del ayuntamiento acordó por unanimidad nombrar a Don Rogelio hijo predilecto “por los grandes servicios prestados durante el tiempo que desempeñó el cDSC_0041argo de maestro de la escuela primaria de niños y además por su comportamiento fuera de la escuela, que es digno de imitación”. En dicho pleno, acordaron también que el futuro grupo escolar llevara el nombre del nuevo hijo predilecto, que se rotulara también una calle de la localidad con su nombre y que se solicitara al Rey la concesión de la Cruz de Alfonso XII.

Don Rogelio falleció en Villanueva del Duque el 17 de julio de 1927, municipio en el que se encuentra enterrado. En su tumba, cada 27 de noviembre, “Día del maestro” los niños de nuestro colegio depositan un ramo de flores como agradecido recuerdo a los maestros fallecidos.

A pocos metros nos encontraremos con la calle Generales Carvajal, cuarta parada de nuestra ruta de Personajes Ilustres y que hace referencia a los militares villaduqueños D. Luis y D. José Carvajal Arrieta, vecinos que fueron nombrados hijos predilectos de la Villa el 11 de julio de 1922. Los dos hermanos eran gemelos y nacieron en Villanueva del Duque el 18 de agosto de 1897. Hijos de José Carvajal Pastor y de Eusebia Arrieta Larrañaga, tuvieron una larga carrera militar.Familia

De esta manera, tanto Luis como José deciden con 15 años presentarse a los exámenes de Artillería, Infantería e Ingenieros, tras los cuales zanjaron ingresar finalmente en el arma de Infantería. En 1921, con 24 años, se enrolaron voluntariamente en el contingente que peleaba en la Guerra del Rif donde destacaron como tenientes de la Mehalla Xerifiana (cuerpo de ejército regular de la zona del Rif), consiguiendo los dos hermanos ascender a capitanes.

En 1922 los dos fueron gravemente heridos en uno de esos frentes. Por su parte, Luis recibió un balazo en un pulmón y José fue herido en la mano izquierda. En ese tiempo, los dos recibieron la medalla de honor de sufrimiento por la Patria. La prominente actuación de los dos hermanos en la Guerra de Marruecos, les hacía aparecer con asiduidad en la prensa nacional y destacar en los boletines militares. Al mismo tiempo, desde Villanueva del Duque los vecinos seguían con orgullo las hazañas de sus paisanos.Generales Carvajal en Virgen de Guía

Por todos estos hechos el Pleno del Ayuntamiento, bajo la alcaldía de Simeón Muñoz, los nombró Hijos Predilectos de la Villa el 11 de julio de 1922, según consta en el Libro de Actas del Pleno. “En atención a ellos y por el alto nombre que dan a su pueblo natal con su comportamiento, como lo prueban los heroicos hechos de armas llevados a cabo en África, orgullosa la corporación les nombra Hijos Predilectos de esta Villa”.

Posteriormente, Luis fue profesor de álgebra en la Academia Militar de Zaragoza y José profesor de educación física en el ejército. Al estallar la guerra civil Luis es destinado a África donde realiza el control de paso del estrecho y acoge a un gran número de refugiados, permaneciendo en ese territorio hasta el final de la contienda. Por su parte, José fue ayudante de campo del general Moscardó, tras comenzar las emboscadas en el edificio de la Escuela de Gimnasia en el que trabajaba.

Por otra parte, es destacable la mediación que los dos hermanos hicieron ante el Ministro de Gobernación y el Director General Moreno Torres, que fue fundamental para que Villanueva del Duque entrara en el Plan de Regiones devastadas y se reconstruyeran edificios, inmuebles y calles. Del mismo modo, a cargo del mismo plan se construyó el actual colegio y las casas de los maestros.

Los dos fueron ascendidos a generales –Luis en 1956 y José en 1957— y ambos recibieron un homenaje por parte de los vecinos de Villanueva del Duque que les obsequiaron con un fajín de gala. Ambos obtuvieron la Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar y Luis, además, ostentó el título de Gran Oficial de la Orden de África.

Luis Carvajal Arrieta falleció el 29 de febrero de 1980 y está enterrado en Málaga. Su hermano José, murió el 13 de junio de 1968 en París y está enterrado en Toledo.

A continuación, dirigiremos nuestros pasos por la calle Ramón y Cajal, hasta llegar a la Plaza Duque de Béjar, La quinta parada de nuestra Ruta de Personajes Ilustres está dedicada al Duque de Béjar, noble español al que la actual Villanueva del Duque debe el título de Villa y su eximición de la jurisdicción de Hinojosa del Duque en 1631.duque

Noble español, entre sus títulos nobiliarios se cuentan: VII duque de Béjar y Plasencia, Grande de España, VIII marqués de Gibraleón, XI conde de Belalcázar, VIII de Bañares, XI vizconde de la Puebla de Alcocer, justicia y alguacil mayor hereditario de Castilla, Primer Caballero del Reino, Caballero de la Orden del Toisón de Oro, capitán general de las costas de Andalucía, capitán general de Extremadura y de las fronteras de Castilla.

Villanueva recibió del Rey Felipe IV el título de Villa el 22 de julio de 1631 eximiéndola de la jurisdicción de Hinojosa del Duque. Para ello fue fundamental la intervención del Duque de Béjar que tuvo la gentileza de prestar a la aldea 4.000 ducados para la extensión de dicha jurisdicción.

El 19 de marzo de 1633, el Duque expidió 2.000 ducados y el 28 de marzo de 1636 el resto, dando fe de ello el escribano público Don Alonso López Garrido. Durante este tiempo se producen acontecimientos importantes en la Villa. Se celebran diversos actos culturales, representaciones teatrales en la Plaza Mayor y algunas corridas de toros.

Una vez culminado el proceso de separación de Hinojosa del Duque, la nueva Villa preparó numerosas actividades para la visita del Duque que vino junto a su protector y mecenas. Lo recibieron con soldados y mozas. Al día siguiente se le ofreció al Duque una capea de toros, se le regaló a la Duquesa una docena de jamones, dos pavos y dos cajas de confituras finas, dos de sidra y dos de durazno.

Seguimos, paseando por las calles de Villanueva del Duque. La sexta parada en nuestra Ruta de Personajes Ilustres la debemos realizar en la calle Don Juan Benítez Conde. Benítez Conde, hijo predilecto de la localidad, nació en Villanueva del Duque en 1841. Fue sacerdote, capitán castrense, notario eclesiástico de la Diócesis de Madrid, capellán de honor de Alfonso XII, caballero cubierto ante el Rey y confesor de la reina María Cristina de Habsburgo.Juan Benitez Conde

El reconocimiento que desde nuestro municipio se le hace a Don Juan Benítez Conde se debe a que, gracias a él, nuestro término municipal tiene la extensión territorial actual. Defendió en Madrid los intereses territoriales de Villanueva del Duque, cuando Hinojosa intentó apropiarse parte de su término, concretamente desde la propia Hinojosa hasta la Ermita de la Virgen de Guía. El problema, como podemos comprobar hoy, quedó resuelto a favor de los intereses de nuestra localidad. Benítez Conde murió en su pueblo natal el 6 de febrero de 1896.

La séptima parada en nuestra Ruta de Personajes Ilustres la debemos realizar en la intersección entre la calle Cuatro Vientos con Virgen de Guía. En esa confluencia encontramos una placa que conmemora a Don Antonio Rodríguez de León y Heredia, periodista, escritor, poeta y político villaduqueño.

Así, Rodríguez de León nacía en Villanueva del Duque en el año 1896. Empezó su carrera periodística en El Sol de Madrid, trabajando también en el periódico El Liberal de Sevilla. Desde bien joven firmó obras teatrales, centrándose finalmente en la poesía. En ese sentido, Antonio Rodríguez de León fue considerado una de las voces jóvenes más interesantes de España en 1930.Rodriguez de Leon

La política le llevó a aparcar su faceta de escritor y poeta. Fue gobernador de Ciudad Real y después de Córdoba donde tomó posesión el 21 de febrero de 1936. He de destacar que fue su imparcialidad la que lo diferenció del resto a lo largo de sus mandatos.

Tras la guerra, colaboró con el periódico España de Tánger y la revista Semana, dando voz magistralmente a la crítica teatral y cinematográfica. En la primera de las publicaciones anteriormente citada, Rodríguez de León firmaba bajo el seudónimo de Sergio Nerva. Asimismo, destacó como traductor de obras en portugués, francés e inglés.

Perteneció a la redacción de ABC en Madrid donde desempeñó diferentes funciones. En 1954 fue nombrado jefe de colaboraciones, pasando después a jefe de archivo, cargo que desempeñó hasta su fallecimiento en diciembre de 1964.

Miembro de la Real Academia de las Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes de Córdoba y del Instituto Internacional de Teatro de la UNESCO, fue galardonado en 1958 con el Premio Nacional de la Crítica Teatral.

Nuestra penúltima parada en la Ruta de Personajes Ilustres la debemos realizar en la calle General Carvajal, junto a la guardería municipal. Allí encontramos la octava placa de la ruta con la que se reconoce la generosidad de Don Juan del Viso Morillo.

Este villaduqueño, hijo del pozoalbense Juan del Viso Ramírez y de la villaduqueña María morillo, fue capitán del ejército español. A finales del siglo XVII fue gobernador del Portobello (Panamá) y desde allí, un 13 de abril de 1695, nos llegó una carta en la que el villaduqueño informaba de que había enviado a Sevilla una importante suma de dinero para que todos los vecinos de Villanueva del Duque pudieran aprender a leer y a escribir. Para tal fin se creó la llamada “Fundación de la Obra Pía en la Escuela”, la cual fue aprobada por el consejo del cabildo de Villanueva del Duque el 15 de abril de 1696.

Don Juan del Viso Morillo murió en Lima en 1711 pero la Obra Pía perduró en Villanueva del Duque más de un siglo tras su muerte. Gracias a su generosidad, muchas generaciones de villaduqueños pudieron acercarse a la cultura y el saber.

La novena y última parada de nuestra Ruta de Personajes Ilustres debemos realizarla en el Paseo que lleva por nombre la figura del artista universal Aurelio Teno.

Teno nació el 7 de septiembre de 1927 en las Minas del Soldado (Villanueva del Duque – Córdoba). Entre 1936 y 1943 vivió en Córdoba donde se formó artísticamente. Primero como aprendiz en el taller del escultor Amadeo Ruiz Olmos, después en un taller de platería, y desde 1939 en la Escuela de Artes y Oficios de Córdoba, donde estudió pintura y dibujo.teno122010

En 1950 se traslada a Madrid para trabajar como orfebre, y posteriormente a París donde vivirá diez años. Allí amplía estudios de bellas artes, recibiendo influencias de Giacometti y del expresionismo. Celebra varias exposiciones de pintura en las galerías Salón del Art Libre, Palais des Beaux Arts y otras.

Paralelamente, se dedica a la creación de joyas-esculturas. En 1965 regresa a Madrid, aunque instala su estudio en el Molino del Cubo (Ávila) donde investiga sobre nuevos procedimientos plásticos. Expone en el Ateneo de Madrid sus polémicas esculto-pinturas. A partir de este año, inicia una serie de exposiciones internacionales en Copenhague, París, New York, Rabat y San Luis (Misuri).

En 1976 consolida su prestigio internacional como escultor monumental al ganar el concurso para realizar la escultura de Don Quijote, que se levantaría ante el Kennedy Center de Washington, en competencia con Salvador Dalí y José de Creeft. Finalmente instala su taller, y un museo dedicado a su obra, en el antiguo monasterio de Pedrique (cerca de Villaharta), en el término municipal de Pozoblanco, así como un parque que lleva el nombre del artista.

El Ayuntamiento ha creado una fundación para la preservación del legado artístico de Teno. Falleció en Córdoba, el 1 de febrero de 2013 a los 84 años, tras haber estado internado en el hospital de la Cruz Roja de la zona por dolencias cardíacas.