¡¡ Silencio !!, Se rueda (Más de 120 fotos )

Clic para ampliar

Hoy ha comenzado el rodaje de El Libro de las Aguas en el cerco de las minas de El Soldado. Allí, nos hemos sentido trasladados más de cincuenta años atrás y hemos visto respirar, hablar y andar a los personajes creados por Alejandro López Andrada: el joven Ángel, Ángel mayor en 1975, el Tio Braulio, Don Joaquín el cura, Don Lázaro, El Babosa, todos han estado allí, con nosotros, participando en el inicio de esta película, en ese entorno tan desolado y tan mágico, que Alejandro ha convertido en el poblado de El Buril.

Clic para ampliar

Ángel llega a Bruma en 1975:

Clic para ampliar

Y, a pesar de todo, en este paisaje  permanecen mis ojos, mi piel, todos mis recuerdos diluidos en la brutal melancolía que  brota y respira en el abandono de estas casas que tiritan de frío cercadas por las sombras. Por eso, cuando crucé este atardecer a sólo unos pasos de los escaramujos y observé la señal del libro de las Aguas, reflexioné que había vuelto a un lugar sin retorno.”

Ángel recuerda su regreso a Bruma  tras la guerra en 1939:

Clic para ampliar

Recuerdo aquí mi regreso de la guerra, hace ahora treinta y seis años y unos días, cuando bajé del tren y encontré un paisaje triste y derruido. La luz me escocía en los ojos y en el pecho. Fue el 1 de mayo de 1939; jamás podría olvidarme de esa fecha: los escaramujos habían comenzado a florecer y resplandecían como escamas de peces dormidos en un crepúsculo de agua. Era la señal que anunciaba largas lluvias. Tío Braulio estaba esperándome en la estación…..”

Clic para ampliar

De regreso al pueblo, cruzando el poblado del Buril, observé estremecido las dentelladas de la guerra, sus grises zarpazos en un paisaje irreconocible. Casi todas las casas de los mineros estaban caídas, con los techos hundidos y las puertas desencajadas”.

Las conversaciones entre Ángel en 1939 y D.Joaquín son también parte importante de la trama.

Clic para ampliar

La lluvia sonaba en mi sangre y en mis sienes. Sólo hallaba alivio en la compañía de D. Joaquín Plaza, un sacerdote lleno de ternura, que venía algunas noches a visitarme a la taberna, y, mientras bebías sin prisa una copa de anís, conversaba conmigo y evocaba emocionado otros tiempos mejores que ambos conocimos. […]. Aquellas conversaciones lejanísimas, mantenidas en este lugar hace varias décadas, me ayudaron a tomarme la vida de otro modo. Entendí que no estaba en mí el centro del mundo, sino en todos los seres que me rodeaban 

Aunque en el libro no llega a producirse este encuentro, a su llegada a Bruma en 1939, Ángel se encuentra con Don Lázaro, al que acompaña su sirviente el Babosa (Raposa en la película).

Clic para ampliar

Ya tenemos más de 100 imágenes del rodaje, gracias a las fotos de Caty Romero y Aurora Romero.

Textos en negrita extraídos de «El Libro de las Aguas» de Alejandro López Andrada 

Julio López para villanuevadelduque.com

Join the discussion 5 Comments

Leave a Reply to Más fotos Alex Cancel Reply