Hoy nos quedamos en el taller y nos ponemos manos a la obra, vamos a realizar mermeladas caseras y destilar plantas aromáticas.

En las mermeladas utilizamos recetas muy sencillas pero intentando darle un toque especial, se consigue con frutas selectas y en esta ocasión las elaboramos de fresa, frutas del bosque, pétalos de rosa, piña y coco; y de peras con canela y edulcorante para personas que tengan problemas de azúcar.

Pepi nos ha traído una muestra de la suya de fresas, para que la probáramos y esta buenísima, muy suave y sin pepitas, por mi parte también aporto otra ,y entre meneo de cazuela y cazuela nos vamos tomando un poquito.

Si hacemos la mermelada en cazo debemos tener en cuenta que hay que estar constantemente moviendo hasta que espese, así que mientras Juani y Pepi se dedican a este menester, yo les propongo un juego al resto, que se llama “conóceme por mi olor”. Aprovechando las plantas recolectadas montamos un pequeño muestrario de éstas, seguidamente tapamos los ojos a la primera concursante y empieza tocando, y oliendo las plantas y reconociéndolas, Cele y Mari consiguen acertar algunas pero es Charo quien reconoce la mayoría, resulta divertido y sorprende la peculiaridad de los aromas de cada planta.

Por otra parte empezamos con la destilación, después de una breve explicación sobre el alambique y su funcionamiento, lo ponemos a trabajar con manzanilla para obtener hidrolatos y el aceite esencial de esta planta ,que utilizaremos para hacer una cremita antimanchas. Posteriormente, para la realización de la prestigiosa agua de Hungría necesitamos azahar y como tenemos fuera unos naranjos amargos cargaditos de flores, nos vamos con nuestras cestitas a recolectar unas pocas. Es maravilloso el aroma de azahar huele a fresco a limpio y yo disfruto bañándome de pétalos intentado recolectar las flores.

Tenéis fotos en los álbumes de fotos del ayuntamiento: Oliendo y Saboreando // En la sierra, tras el rastro del romero, la jara, el orégano.

Ana Gómez

Leave a Reply