Los niños preparan la III Semana de Turismo, dando vida al Huerto de Simeón

By 30 marzo, 2007Semana de Turismo

Una iniciativa del Área de Turismo del Ayuntamiento, ha llevado a los escolares del C.P Maestro Rogelio Fernández a sembrar y preparar el llamado “Huerto de Simeón”, ubicado en el interior de una antigua casa de la Plaza del Morconcillo y que se mostrará a todos los visitantes, desde el 23 al 29 de Abril.

Los más pequeños no son ajenos a todo lo que rodea la organización de uno de los eventos más importantes de la localidad. Con la ilusión de aprender y la motivación de realizar actividades que ayuden a dar a conocer su pueblo, están descubriendo la manera en la que se cultivaban los huertos tradicionalmente. Ellos mismos, han sembrado las semillas de las diferentes hortalizas y dos veces a la semana las riegan para que estén en su punto durante la III Semana de Turismo.

Es en definitiva, un bonito resumen de todo lo que significa este evento, que ha revolucionado nuestro pueblo y a todos sus vecinos: trabajo en conjunto, recuperación de tradiciones y promoción de Villanueva del Duque como enclave turístico rural.

Es una noticia del equipo de http://www.villanuevadelduque.com/ y del Área de Turismo del Ayuntamiento.

Los escolares siembran semillas
El Entorno del Huerto de Simeón

Join the discussion One Comment

  • Un jardín botánico dice:

    Estimados niñas y niños del C.P. Maestro Rogelio Fernández:

    Os quiero felicitar por la actividad tan bonita que estáis haciendo: aprender cómo se cultivaban, no hace muchos años, los huertos.

    Simeón Gómez Muñoz era un hombre que amaba la tierra y disfrutaba en su huerto. Sembraba semillas de todo tipo, las cuales seleccionaba y guardaba de un año para otro en su granero. Preparaba los surcos tan perfectos como los vuestros, preciosos, y los regaba con el agua del pozo (más primitivo que ahora) como vosotros hacéis. Simeón depositaba el agua, a través de un viejo motor, en la alberca, y desde allí la distribuía a todo el huerto, repleto de surcos. El sistema de regadío era el mismo que realizáis vosotros, y que ya habían utilizado los jardineros árabes. Las herramientas para trabajar la tierra eran muy importantes: el azadón y el legón preparaban la tierra, la azada controlaba los surcos para dar paso al agua, la azadilla ayudaba a sembrar, el rastrillo recogía la hierba…

    En el huerto crecían desde el pequeño perejil o el azafrán hasta los más altos y hermosos girasoles que se hayan visto en el Valle de los Pedroches (parecían sombrillas), pasando por las liláceas berenjenas, los verdes pimientos, los rojizos tomates (buenísimos por la mañana abiertos por la mitad con un poquito de sal), las judías tiernas, las hermosas lechugas… Una amiga, que estudiaba Ciencias, decía que el huerto parecía un jardín botánico. Era una preciosidad.
    Todo el conjunto del huerto con los olivos y los diferentes árboles frutales guardaba una armonía donde se respiraba un ambiente que olía a tierra mojada, a menta, a albahaca, a manzanilla y a otros frutos y semillas cuando ya estaban floridos… ¡Inolvidable!

    Estoy segura de que vosotros recordaréis siempre esta experiencia, para que otras personas conozcan la importancia que tienen los huertos en nuestra vida y en la Naturaleza. Os aseguro que hay países, lejanos, que enseñan también a los turistas sus preciosos y cuidados huertos, como el Migshamat al Kheraz en San’a (capital del Yemen).

    Podría continuar horas con vosotros, pero quizás no sería adecuado en este espacio.

    ¡Felicidades niñas y niños de Villanueva del Duque!

    Pepi Gómez.

    Badalona, 14 de Abril del 2007

Leave a Reply